[ Yoga Iyengar ] La disciplina del equilibrio físico y mental

Yoga Iyengar

El Yoga Iyengar es una de las ramas del yoga más populares y conocidas. Se caracteriza por la precisión en las posturas y el uso de accesorios para mejorar la práctica. A continuación te contaré más detalles sobre esta disciplina.

Yoga Iyengar¿Qué es?

El yoga Iyengar es una rama del yoga que se centra en la precisión y la alineación de las posturas, así como en el uso de accesorios para mejorar la práctica. Fue desarrollado por el maestro de yoga indio BKS Iyengar, quien comenzó su práctica de yoga a una edad temprana debido a problemas de salud.

Iyengar se convirtió en uno de los maestros de yoga más destacados del mundo, y su método de enseñanza es utilizado por muchos profesores de yoga y estudiantes de todo el mundo. El yoga Iyengar se enfoca en la alineación del cuerpo, la respiración y la meditación, y se considera una forma terapéutica de yoga.

En el yoga Iyengar, se utilizan accesorios como bloques, correas, mantas y sillas para ayudar a los estudiantes a alcanzar una postura correcta y cómoda. Estos accesorios permiten a los estudiantes permanecer en las posturas por más tiempo y con mayor precisión, lo que a su vez les permite obtener más beneficios de cada postura.

El enfoque en la alineación y la precisión es lo que hace que el yoga Iyengar sea diferente de otras formas de yoga. En una clase de yoga Iyengar, el profesor trabajará con cada estudiante individualmente para asegurarse de que están en la posición correcta y que están trabajando en las áreas correctas del cuerpo. Esto hace que las clases sean adecuadas para estudiantes de todos los niveles y habilidades.

Además de mejorar la postura, el yoga Iyengar también puede ayudar a mejorar la flexibilidad, la fuerza, el equilibrio y la concentración. También se ha utilizado como una forma de terapia complementaria para una variedad de condiciones de salud, como el dolor de espalda, la artritis y la depresión.

En resumen, el yoga Iyengar es una forma de yoga que se centra en la alineación precisa de las posturas, el uso de accesorios para ayudar en la práctica, y la terapia complementaria para una variedad de condiciones de salud. Con una práctica constante y un buen profesor, el yoga Iyengar puede ser una forma efectiva de mejorar la salud física, mental y emocional.

Historia del Yoga Iyengar

El Yoga Iyengar es un enfoque del yoga que se centra en la alineación precisa y la práctica controlada de las posturas, también conocidas como asanas. Este enfoque se basa en las enseñanzas del renombrado yogui BKS Iyengar, quien creó un sistema único de enseñanza del yoga que ha sido adoptado en todo el mundo.

BKS Iyengar nació en la India en 1918 y comenzó a practicar yoga a una edad temprana. Después de superar una enfermedad en la infancia, descubrí que el yoga lo ayudó a mejorar su salud y bienestar. Más tarde, estuve con el famoso yogui Krishnamacharya, quien se considera el padre del yoga moderno.

A través de años de práctica y estudio, Iyengar desarrolló su propio enfoque del yoga que enfatizó la importancia de la alineación adecuada y la atención a los detalles en cada postura. En 1966, publicó su primer libro, "Light on Yoga", que se convirtió en un best-seller y ayudó a popularizar el yoga en todo el mundo.

Iyengar fundó el Instituto Ramamani Iyengar Memorial Yoga en Pune, India, en honor a su esposa fallecida, donde comenzó a enseñar su enfoque del yoga. Con el tiempo, sus enseñanzas se extendieron por todo el mundo y su enfoque del yoga se convirtió en uno de los más populares y respetados.

Hoy en día, el yoga Iyengar sigue siendo una práctica popular en todo el mundo, con muchos estudios y profesores que enseñan su enfoque de la alineación precisa y la atención a los detalles en cada postura.

Beneficios del Yoga iyengar

Aquí te presento algunos de los principales beneficios del yoga Iyengar:

  1. Mejora la postura y la alineación: el enfoque en la alineación precisa ayuda a mejorar la postura y prevenir lesiones.
  2. Fortalece los músculos: la práctica controlada de las posturas ayuda a fortalecer los músculos y mejorar la resistencia física.
  3. Aumenta la flexibilidad: la práctica de las posturas en yoga Iyengar ayuda a aumentar la flexibilidad de las articulaciones y los músculos.
  4. Ayuda a reducir el estrés: la práctica del yoga Iyengar, que involucra la atención plena y la concentración, puede ayudar a reducir los niveles de estrés y ansiedad.
  5. Mejora la concentración: la práctica del yoga Iyengar también puede ayudar a mejorar la concentración y la capacidad de enfocar la mente.
  6. Promueve la relajación: la práctica de las posturas, combinada con la respiración consciente y la meditación, puede ayudar a promover la relajación física y mental.
  7. Adecuado para todas las edades y niveles de habilidad: el yoga Iyengar se puede adaptar a diferentes edades y niveles de habilidad, lo que lo hace accesible para una amplia gama de personas.
  8. Ayuda a mejorar la calidad del sueño: la práctica regular del yoga Iyengar puede ayudar a mejorar la calidad del sueño, lo que a su vez puede tener un impacto positivo en la salud y el bienestar general.
  9. Puede ayudar en la recuperación de lesiones: el enfoque en la alineación y la adaptación de las posturas hace que el yoga Iyengar sea útil en la recuperación de lesiones o enfermedades crónicas.

Fomenta la autoconciencia: la práctica del yoga Iyengar ayuda a fomentar la autoconciencia y la comprensión del cuerpo, la mente y la respiración.

Asanas o posturas del Yoga Iyengar

aquí te presento una lista de algunas de las principales posturas utilizadas en la práctica del yoga Iyengar:

  1. Tadasana o Postura de la Montaña: es una postura de pie que ayuda a mejorar la postura ya fortalecer los músculos de las piernas y el abdomen.
  2. Uttanasana o Postura de la Pinza: es una postura de flexión hacia adelante que ayuda a estirar la parte posterior del cuerpo ya liberar la tensión en la espalda y los hombros.
  3. Adho Mukha Svanasana o Postura del Perro Mirando hacia Abajo: es una postura de cuatro apoyos que ayuda a fortalecer los brazos y las piernas, a estirar la columna vertebral y mejorar la circulación sanguínea.
  4. Trikonasana o Postura del Triángulo: es una postura que fortalece las piernas y los brazos, estira los músculos de la cadera y el pecho y mejora la digestión.
  5. Vrikshasana o Postura del Árbol: es una postura de equilibrio que ayuda a mejorar la concentración ya fortalecer los músculos de las piernas y la columna vertebral.
  6. Setu Bandha Sarvangasana o Postura del Puente: es una postura que estira la columna vertebral, fortalece los músculos de las piernas y los glúteos y ayuda a reducir el estrés y la ansiedad.
  7. Sirsasana o Postura sobre la Cabeza: es una postura avanzada que requiere equilibrio y fuerza en los brazos y los hombros. Ayuda a mejorar la circulación sanguínea ya estimular el sistema nervioso.
  8. Savasana o Postura del Cadáver: es una postura de relajación que se realiza al final de la práctica y ayuda a reducir el estrés y la ansiedad, ya relajar el cuerpo y la mente.

Estas son solo algunas de las muchas posturas que se practican en el yoga Iyengar, y cada una de ellas tiene múltiples beneficios para el cuerpo y la mente. Es importante practicar con la guía de un instructor calificado para evitar lesiones y obtener los máximos beneficios de cada postura.

Pranayama o respiración en el Yoga Iyengar

La respiración en el yoga Iyengar es similar a la respiración en otras formas de yoga. La respiración profunda y controlada se utiliza para ayudar a relajar la mente y el cuerpo, y también para facilitar la realización de las posturas.

  1. Para comenzar, siéntate en una posición cómoda con la columna vertebral erguida y los hombros relajados. Coloca las manos en las rodillas con las palmas hacia arriba. Cierra los ojos y lleva la atención a tu respiración.
  2. Para la respiración diafragmática, coloca una mano en tu abdomen y la otra en el pecho. Inhala profundamente a través de la nariz, expandiendo tu abdomen, y luego lleva el aire a la parte superior de los pulmones, expandiendo tu pecho. Exhala por la nariz, vaciando primero el aire de los pulmones superiores y luego vaciando el aire del abdomen. A medida que exhala, contrae suavemente los músculos del abdomen para ayudar a vaciar completamente los pulmones.

En el yoga Iyengar, también se utiliza la respiración ujjayi, que se realiza inhalando y exhalando por la nariz con los labios ligeramente cerrados y la garganta parcialmente cerrada. Esto crea un sonido suave y rítmico similar al sonido del mar, lo que ayuda a calmar la mente y enfocar la atención en la respiración.

Además, en algunas posturas, se utiliza la retención de la respiración (llamada kumbhaka) para ayudar a mejorar la concentración y la resistencia. En estas posturas, se inhala profundamente, se retiene la respiración y luego se exhala lentamente. La duración de la retención de la respiración varía según la postura y el nivel de práctica del alumno.

Es importante recordar que la respiración en el yoga Iyengar se realiza de manera lenta y controlada, y se utiliza para apoyar y mejorar la práctica de las posturas. No se trata de forzar la respiración o de hacerla incómoda. Con la práctica, la respiración se vuelve más profunda y natural, lo que ayuda a mantener la mente y el cuerpo en equilibrio.

Yoga Iyengar en la práctica

Aquí te explico paso a paso cómo se practica el yoga Iyengar:

  1. Comenzamos con una postura de pie, con los pies juntos y los brazos a los lados. Desde aquí, respiramos profundamente y nos centramos en nuestra respiración.
  2. Luego, nos movemos a la postura de Tadasana o la postura de la montaña. Aquí, mantenemos nuestros pies separados al ancho de las caderas y los brazos a los lados del cuerpo, estirando la columna vertebral y respirando profundamente.
  3. A continuación, realizamos posturas de pie como Uttanasana, Adho Mukha Svanasana, Trikonasana y Virabhadrasana I, II y III, manteniendo cada postura durante unos segundos y respirando profundamente.
  4. Después, nos movemos a posturas sentadas como Dandasana, Janu Sirsasana y Paschimottanasana, manteniendo cada postura durante unos segundos y respirando profundamente.
  5. Continuamos con posturas de flexión hacia atrás como Ustrasana y Bhujangasana, manteniendo cada postura durante unos segundos y respirando profundamente.
  6. Finalizamos la práctica con posturas de relajación como Savasana, permitiendo que nuestro cuerpo se relaje completamente y nuestra mente se calme.

Durante toda la práctica, es importante utilizar la alineación y la técnica adecuada, utilizando accesorios como bloques, cinturones y mantas según sea necesario para lograr las posturas correctamente. También es fundamental prestar atención a la respiración y mantener un estado de atención plena en todo momento.

¡NAMASTE!

Subir